¿PARA QUE NEGAR LA REALIDAD?

No es fácil que puedas resolver lo que no te gusta de tu vida que resulta disfuncional, cuando niegas la realidad con el propósito de no afrontar situaciones y sentimientos dolorosos; mejor distorsionas, disfrazas o bien niegas lo que sucede y lo que sientes; para evitar sentir ansiedad y sufrimiento.

Cuando vivimos situaciones traumáticas o muy dolorosas se disparan de manera inconsciente los mecanismos de defensa psicológicos. Que en ese momento y para esas circunstancias que se vivieron fue lo propicio, ya que nos protegió de experimentar respuestas neuróticas nada agradables; como es la ansiedad, depresión; y aún peor; llegar al suicidio o provocar enfermedades graves como la esquizofrenia y trastornos delirantes.

El problema es cuando vivimos toda la vida sin querer darnos cuenta de nuestras conductas protectoras que ya no son validas y funcionales en nuestras circunstancias presentes.

Es muy cierto que todos utilizamos un mecanismo de defensa. Sabías que entre más nos conocemos a nosotros mismos, somos personas más sanas psicológicamente y utilizamos los mecanismos de defensa en menor grado de manera consciente.

El problema es cuando la persona actúa sin darse cuenta de las conductas protectoras que utiliza para no sufrir; paradójicamente sufre más. Entre mayor es el grado de nuestro autoconocimiento, nuestra vida es más funcional.

Los mecanismos de defensa:

Sublimación, Represión, Proyección, Negación, Introyección, Regresión, Formación reactiva, Aislamiento. Desplazamiento, Condensación, Racionalización.

En este artículo hablaremos del mecanismo de defensa “La Negación”; que significa cuando la persona niega los aspectos evidentes de la realidad y actúa como si no existieran (realmente, los bloquea de su mente)

Si quieres cambiar lo que no te funciona en tu vida, tienes que empezar por salir de la negación. Es necesario aceptar y reconocer lo que sucede en el exterior y en tu interior como son situaciones amenazantes y estresantes, circunstancias y sentimientos desagradables, necesidades, emociones, rasgos de tu personalidad y conductas no apropiadas (adicciones, maltrato, autolesiones, abusos, etc.)

Aceptar los hechos tal como son, aunque no te gusten y tus sentimientos vergonzantes y dolorosos, es un buen principio para generar el cambio. No es nada fácil aceptar y reconocer lo desagradable y lo doloroso que has tratado de negar y evitar; si das este gran paso, habrás avanzando el 50% en el cambio y la solución.

Recuerda que para poder cambiar y sanar tu vida es necesario aceptar que a veces no podemos solos y con la ayuda de un profesional es viable. Por qué es difícil reconocer los sentimientos como la envidia, el resentimiento, la ira o el miedo ¡da vergüenza!

Además imagínate, que sentirías si reconoces que odias a tu madre o a tu padre. Es un hecho aberrante, difícil de procesar. Es preferible negar el sentimiento y convertirlo en un amor exagerado. Vivir en la negación puede llevarte a patologías y trastornos de personalidad; además que no evitas el sufrimiento, ya que los problemas se hacen más críticos y tu vida disfuncional.

Desafortunadamente, la familia y la sociedad nos han enseñado que equivocarnos es vergonzoso; recibimos críticas y tal vez burlas. El tener problemas y no saber como resolver por nosotros mismos; o bien pedir ayuda nos hace ver ignorantes y débiles ante los ojos de los demás. Por lo que enmascaramos y hacemos como si todo estuviera muy bien. La gente suele negar, reprimir y falsear su realidad para ser aceptados por quienes les rodean.

Las personas se vuelven expertas en la negación y en construirse mundos fascinantes que no tiene nada que ver con su realidad; prefieren vivir en un mundo de fantasía, ya que es menos estresante.

Otra de las causas por la que no se aceptan los hechos; es por miedo a enfrentar y por falta de valor para emprender una acción; por ejemplo ante la violación de un hijo por un familiar o la infidelidad del cónyuge. No siempre se está preparado para afrontar las adversidades de la vida; mejor hacemos como que no pasa nada. Emprender una acción significaría; el divorcio, rupturas familiares, soledad, ser comidilla de la opinión pública, etc.

Además, reconocer y aceptar lo negado implicaría sentir culpas, ira, miedo, impotencia que no sabemos afrontar. No es fácil por lo doloroso que resulta aceptar el desamor, el abandono, la injusticia, la indiferencia, el maltrato por parte de las personas significativas; mejor decimos “no me duele o bien no me importa” Hacer como que no pasa nada y decir como que no me duele no es la solución; al contrario, el problema crece de manera desproporcionada que ya no sabrás que sucede, porque te sientes así.

El problema ha crecido y ya no te es posible encontrar alternativas. Imagínate que por vivir en la negación no te quieres dar cuenta que tu hijo anda en malos pasos con malas compañías, hasta que es encarcelado o bien lo encuentras en la morgue. ¡Ya ni llorar y echar culpas es bueno!

Para un momento para pensar y sentir si hay un problema que tengas que afrontar; o un sentimiento que tengas que procesar; pide ayuda si no puedes hacerlo tu mismo; infórmate primero; no justifiques, evadas o descalifiques:

“Es que mi marido es así porque fue maltratado de pequeño” “Tengo mucho trabajo” “Me duele la cabeza” “Siempre estás en lo que no te importa”, “Nadie te pidió tu opinión” “Lo dices porque me tienes envidia” “Exageras, no es para tanto, es sólo un adolescente” etc., etc.

Reflexiona de que no te quieres dar cuenta por sentirlo amenazante y doloroso, o bien porque piensas que no tienes la capacidad de afrontar; sin importar que para todos es muy evidente, sólo tú no lo quieres ver y prefieres negarlo.

“Negar un hecho es lo más fácil del mundo. Mucha gente lo hace, pero el hecho sigue siendo un hecho”
Isaac Asimov (1920-1992) Escritor y bioquímico estadounidense.

¡En ti está hacer el cambio para una mejor vida!

Si tienes alguna pregunta al respecto o deseas reservar una cita para terapia persona a persona o a distancia (Skype),  contratar una plática o conferencia, escríbeme un E-Mail o marca el número abajo indicado, y yo con gusto te atiendo.

12193740_1089629267722631_6883221968641825766_n

Mtra. Teresa de Jesús Avilés R.

Psicoterapia Humanista

Conferencista y Facilitador

                             E-Mail: teresa.aviles@yahoo.com.mx   Cel.2227573183 (Whatsapp)

                             TUS_COMENTARIOS_INSPIRANa44a69Sitio Web: www.terapiamenteycorazon.com

Gracias por leer este Post! Si te gusto puedes dar click al botón para Facebook me gusta (like) o en el botón del Twitter.

 

¿POR QUÉ LA SOLEDAD ES UN SENTIMIENTO DOLOROSO?

Te voy a contar el caso de Mary quien puede ser el caso de cualquier mujer que tú conozcas. Fíjate, Mary dice que sufre por el amor, porque no tiene quien la quiera y vea por ella. Cuando no tiene pareja; siente una terrible soledad y abandono y cuando la tiene le permite muchas cosas por el temor a que la deje y quedarse sola nuevamente.

 Si la pareja se va, entra en pánico; aunque la razón le diga que es lo mejor; la ansiedad y la desesperación que siente por el temor a la soledad y al abandono, hace rogarle y admitir todas las condiciones donde se somete a la pareja. Es una persona depresiva que no sabe vivir la vida.

Confiesa que sabe perfectamente, que no lo ama, lo que no quiere es sentir la angustia, la ansiedad que siente por el temor de ser abandonada y quedarse sola. Aunque la razón le dice que de todas maneras esta sola porque no puede contar con la pareja como ella quisiera, el miedo a soltarlo es inmenso. Imagínate, si se queda sin pareja, en menos que canta un gallo ya está sufriendo por otro; y del anterior ni se acuerda. Va al basurero por el primero que encuentra y lo mete a su casa.

Esta segura que nadie la comprende y la quiere, que sus compañeros de trabajo no la aceptan. Lo que no se da cuenta es que su actitud es hostil, agresiva, desconfiada y en ocasiones prepotente; que le cuesta trabajo estrechar vínculos afectivos. Sufre por anhelar sentirse amada y comprendida, o bien necesitado por alguien.

La falta de amor y el abandono vivida en su infancia le ha dejado una huella indeleble que repercute en su vida provocando soledad y dolor. Nada la satisface, entre más le dan, más exige y más teme a la soledad.

La soledad es un estado mental muy doloroso que produce una sensación de vacío interior profundo en el alma, que puede paralizar tu vida.

Es terrorífico sentirse solo sin nadie en quien confiar y con quien contar; causa un grave daño psicológico a la persona que lo vive, que llega a trastornar su vida; es el motivo de sufrir depresión, angustia, desesperación, insomnio, suicidio, abuso de alcohol o drogas y de enfermedades graves, como las cardiovasculares y problemas con el sobrepeso y obesidad; por lo que se le considera un problema clínico que requiere de una terapia específica.

El sentimiento de sentirnos que no le importamos a nadie puede disminuir nuestra vitalidad, nuestras esperanzas para lograr nuestros objetivos, porque tal vez no lo merecemos.

La soledad es un problema muy común en nuestros días, que se define psicológicamente como la ausencia real o imaginaria de relaciones satisfactorias tanto íntimas como sociales que tienen un impacto tanto en la salud mental como la  física.

El ser humano es un ser social que para sobrevivir necesita de los demás; es una necesidad psicológica sentirse parte de un grupo, donde pueda compartir sus intereses, sus preocupaciones, sus sentimientos y opiniones. Un eco donde pueda escucharse y un reflejo donde pueda verse y sentirse. Somos seres humanos que de pequeños necesitamos el amparo y amor de mamá y papá; de adolescentes de nuestros amigos y de jóvenes, nuestra pareja se vuelve importante para que cubra esas necesidades afectivas y de protección.

La persona se siente sola cuando sus relaciones son deficientes; cuando no tiene una relación intima, un lazo estrecho donde sea la fuente segura y confiable para poder dar y recibir amor; expresar abiertamente sus más íntimos secretos, sus sentimientos y emociones, donde se sienta protegida y comprendida.

El sentimiento de soledad nos hace sentir avergonzados e inadecuados.

Es cierto que las experiencias de nuestra infancia han marcado el rumbo nuestra vida, también es muy cierto que somos capaces de cambiar lo que no nos gusta, de rescribir nuestra propia historia personal; es cuestión de auto-conocerte y decidirte al cambio.

Algunas causas que generan que las personas se sientan solas:

  •  No haber recibido amor y cuidados  por parte de sus padres
  • Actitudes hostiles, agresivas, egoístas.
  • Manifestar sentimientos negativos como el odio, la ira o el resentimiento.
  • Temor al rechazo, prefieren rechazar o no acercarse.
  • Temor a amar; nos sentimos vulnerables cuando amamos.
  • Baja autoestima, timidez.
  • No haber desarrollado habilidades sociales, de comunicación para poder establecer un vínculo afectivo.
  • Conflictos no resueltos, sentirse incomprendido y como que no encaja; recibir criticas.
  • Vivir en el pasado y no en el presente.
  • Padecer alguna enfermedad física.
  • Separarse de sus seres queridos por muerte o rompimiento de una relación.
  • Anhelar una relación que no se da.

Establecer un vínculo afectivo genuino y honesto es lo que cura el sentimiento aterrador de sentirnos solos y abandonados. Auto-conócete, evoluciona, aprende a relacionarte con los demás.

Recuerda que el recurso más importante que tienes para vivir la vida de manera plena y feliz mientras vivas, es el otro ser humano que te permitirá sobrevivir, amar y sentirte amado; protegido, así como para lograr tus más recónditos anhelos.

El enfoque terapéutico que trata este trastorno como un problema clinico, te permitirá cerrar los conflictos no resueltos; auto-conocerte para aprender nuevas conductas y poder a vincularte primero contigo mismo y relacionarte sin temor y con amor con los demás.

“La más terrible pobreza es la soledad y el sentimiento de no ser amado”

Madre Teresa de Calcuta

¡En ti está hacer el cambio para una mejor vida!

Si tienes alguna pregunta al respecto o deseas reservar una cita para terapia persona a persona o a distancia (Skype),  contratar una plática o conferencia, escríbeme un E-Mail o marca el número abajo indicado, y yo con gusto te atiendo.

12193740_1089629267722631_6883221968641825766_n

Mtra. Teresa de Jesús Avilés R.

Psicoterapia Humanista

Conferencista y Facilitador

                             E-Mail: teresa.aviles@yahoo.com.mx   Cel.2227573183 (Whatsapp)

                             TUS_COMENTARIOS_INSPIRANa44a69Sitio Web: www.terapiamenteycorazon.com

Gracias por leer este Post! Si te gusto puedes dar click al botón para Facebook me gusta (like) o en el botón del Twitter.