LA FELICIDAD

El tema de la felicidad es un tema muy importante para la existencia del ser humano. Cuando las personas acuden por primera vez a terapia psicológica, algunas suelen preguntarme “psicóloga, algún día seré feliz?; es obvio que si estas personas acuden a terapia y están dispuestas a seguir un tratamiento o bien sujetarse a un proceso terapéutico es porque sienten un malestar en su vida y andan en la búsqueda de algo, andan en búsqueda de la FELICIDAD. Yo les miro a sus ojos y les pregunto de forma directa para tí qué es la felicidad, en concreto qué es lo que te da felicidad, en dónde la encuentras.

El jesuita español Baltasar Gracián (1601-1658), ya nos decía que todos los mortales van en busca de la felicidad; ¿por qué será? Porque será que todos los mortales andan en la búsqueda de la felicidad. Tal vez porque no la tienen o bien puede ser que no saben en dónde encontrarla.

Seguramente, en la actualidad, muchos han de pensar que la felicidad se encuentra fuera de ellos mismos, en el exterior; que es algo que se puede conquistar y poseer. Por ejemplo, para algunas personas han de pensar que la felicidad consiste en la obtención de títulos académicos, o bien cuando encuentren por fin el amor de su vida, cuando se casen y tengan hijos y así formen una propia familia. Otros piensan que serán felices el día que regrese a su vida la persona que los ha abandonado y recuperar nuevamente su amor. Para otras personas, la felicidad radica en la belleza física o bien tener un buen estatus económico y social, así como en acumular y poseer bienes materiales: riqueza, fama, éxito o bien vivir de los placeres mundanos como podrían ser las adicciones en todos los sentidos. ¿Realmente, ahí está la felicidad?

Permítanme decirles que aún logrando todos sus objetivos, anhelos, deseos y sueños en el exterior, lamentablemente siguen sintiéndose infelices con un vacío existencial. Entonces, vuelvo a preguntar ¿Dónde se encuentra la felicidad?

Los grandes pensadores de la antigua Grecia afirmaban ya en aquella época, que la felicidad se encontraba sólo en el mundo espiritual; que se alcanzaba al practicar las virtudes; permitiendo así la elevación del alma. , Sin embargo, Epicuro (c 341 – c. 270 a.C.), creía que la felicidad se encontraba en el equilibrio de la vida espiritual y de la vida terrenal. pregunto: ¿La felicidad residirá en el equilibrio en todas las circunstancias de la vida?

Además, para Epicuro, la felicidad se encontraba en vivir de manera modesta y sobria, ascética; donde lo más importante e imprescindible era cultivar amistades nobles y no involucrarse con la política.

Al contrario de lo que creía Epicuro, los romanos perseguían la felicidad con un estilo de vida hedonista; es decir, vertidos en los placeres terrenales que son el el poder, el vino, la comida y el sexo. No obstante a esto, Marco Aurelio estaba totalmente, convencido que las pasiones son el principal obstáculo que impiden poder alcanzar la felicidad. Además, pensaba que la felicidad se alcanzaba cuando se se tienen metas y se logran y vivir una vida moral proporciona felicidad y tranquilidad. Por lo que es de suma importancia, promover las virtudes como son: la sabiduría, la justicia, la fortaleza y a la moderación.

Marco Aurelio afirmó también, que no era suficiente o bastaba sólo con vivir bien, sino que era importante saber cómo vivir y que se debía cuidar la calidad de nuestros pensamientos, ya que la felicidad reside en lo que pensamos. ¿Te has dado cuenta que vives la vida que has pensado?. Quieren alcanzar la felicidad, cuiden de la calidad de sus pensamientos que sean pro-activos y positivos, lo que nos lleva a tener una mente creativa, de lo contrario nuestra forma de pensar podría limitarnos que se convierte en una fuente de sufrimiento.

Con respecto a los bienes materiales, ¿qué piensas? ¿crees que proporcionan la felicidad? Estoy de acuerdo, que tener bienes materiales ayudan a vivir bien, pero no lo es todo, así como lo decía el teólogo Tomás de Aquino (1135-1204), que la felicidad no se encuentra en los bienes materiales, sino en la unión sobrenatural con Dios, pero Michael de Montaigne (1533-1592), pensaba diferente, él aseguraba que la felicidad es un estado mental, que es subjetiva y que difiere de acuerdo al sentir de cada persona.

Se tiene que tener en cuenta, que para alcanzar la felicidad es importante cubrir ciertas condiciones o requisitos; de acuerdo a Russel (1872-1970), estas condiciones son; la salud, estar al abrigo de la necesidad (pobreza moderada), relaciones satisfactorias con los demás, para poder prodigar amistad, amor, intimidad, etc., Así mismo, Russel consideró que es importante el éxito en el trabajo.

¿Estás de acuerdo que sin salud no hay felicidad?; por está razón es vital; cuidar de nuestra salud física, psicológica y mental; hay que nutrirse de manera inteligente, hacer ejercicio, cuidar de la calidad de nuestros pensamientos que sean positivos y pro-activos, así mismo es imprescindible desarrollar habilidades cognitivas, emocionales y sociales y tener un proyecto de vida “Es importante encontrar nuestro sentido de vida”. La felicidad sin el contacto de calidad con los otros seres humanos, simplemente no hay felicidad. Necesitamos al otro ser humano para sobrevivir, amar y evolucionar, por lo que es importante cultivar relaciones con quien compartir los eventos de la vida y nuestras emociones, ir acompañados en el viaje de la vida.

¿Y el amor que tiene que ver con la felicidad? De acuerdo a las consolaciones de Bocio, el amor cuando se siente y se prodiga de manera sincera para el bien propio y para el bien de los demás, nos proporciona una felicidad genuina. Por lo que es importante cuidar de uno mismo y cuidar del otro ser humano, ya que sin ellos no existiríamos.

El ser humano tiene libre albedrío para decidir con su última libertad que es la libertad del pensamiento, donde encontrar su felicidad. Bocio se cuestionaba porque la gente busca la felicidad en el exterior, si la felicidad se encuentra en nuestro interior.

Tener en cuenta que cada uno de nosotros somos responsables de encontrar nuestra propia felicidad, se debe buscar en nuestro interior; El auto-conocimiento que nos permite saber quienes somos, para qué estamos aquí; lo que nos conduce, en base a este conocimiento de nosotros mismos, podemos hacer cambios sustanciales que afectan nuestra vida. El cambio posibilita por lo tanto nuestro desarrollo personal en todos los sentidos (económico, social, académico, emocional, familiar, espiritual, etc.). El fin último es sentirnos autorrealizados.

No hay que ir en contra corriente con el flujo de la vida, hay que dejarnos fluir, dejar pasar lo que en el pasado ya quedo y no sufrir por lo que no está en bajo nuestro control. El dejarnos fluir nos permite el disfrute de la vida.

A tus órdenes

Psic. Teresa de Jésus

teresa.aviles@yahoo.com.mx

Leave a Reply



*

EL TIEMPO

El tiempo rige al Yo del ser humano en función a sus objetivos, necesidades, deseos y el amor. El tiempo mal empleado provoca frustración. Además, ciertos trastornos psicológicos no permiten disfrutar el tiempo presente y trascender en la vida.

¿QUE HACER CUANDO E

El sentimiento más doloroso que el ser humano puede experimentar […]

LA INTELIGENCIA

LA INTELIGENCIA HUMANA Pensar con todo el cerebro es un […]

LA FELICIDAD

LA FELICIDAD El tema de la felicidad es un tema […]

Neurosis enfermedad

La neurosis es una enfermedad muy común en la sociedad […]

¿QUE HACER CUANDO E

El sentimiento más doloroso que el ser humano puede experimentar […]

LA IMPORTANCIA DEL V

El tema que se aborda en esta ocasión es un […]

ELECCION INCONSCIENT

Cuando éramos pequeños dependíamos totalmente de los seres más importantes […]

Próximo taller Cons

La forma en que nuestros padres y ancestros vivieron tiene […]

¿PADRES TOXICOS O P

Lógico es pensar y creer que los padres aman de […]

Sponsors

  • Cheap reliable web hosting from WebHostingHub.com.