¿Cómo convives con tu familia?

De acuerdo a mi experiencia personal y práctica profesional puedo afirmarles que casi todos, por no decir todos los casos que he tratado en terapia, la causa de sus afecciones emocionales y psicológicas tiene su origen en la convivencia familiar. Principalmente, la manera como convivieron, se comunicaron y se vincularon con papá, mamá.

Como ya lo he afirmado en otros artículos, la familia es el núcleo central de nuestro desarrollo físico, emocional, espiritual y sexual. Desde el nacimiento hasta la muerte estamos vinculados con nuestra familia; es un proceso que abarca toda una vida.

Muchas psicopatologías así como trastornos de personalidad, problemas emocionales, depresión, ansiedad, etc. Tienen su punto de partida en la mala y casi nula convivencia, comunicación y vinculación con su familia de origen.

Por la salud física y mental es de vital importancia dar tiempo, recursos y creatividad en la convivencia familiar. Recuerda que lo vivimos en familia afecta nuestra vida para siempre.

Cuando me traen a un niño o adolescente a terapia por motivos de conducta o bajo rendimiento escolar, descubrimos que el motivo real es la poca convivencia con sus hijos. Escucho a los padres decir:

“No tengo tiempo, tengo mucho trabajo, llego muy cansado/a, no me enseñaron, así soy”

  Recuerdo el caso de un niño de 9 años que no tenía mucho interés en sus labores escolares y manifestaba en su conducta mucho enojo. Cuando la mamá se da cuenta que no le dedica tiempo para vincularse con su hijo por su trabajo (madre soltera), se compromete a platicar con él en el momento de dormirlo. Al terminar la sesión, le pregunto al niño como se va a lo que me contesta “ feliz porque mi mamá por fin me va a dedicar el tiempo que le queda libre”. En las siguientes sesiones vi a un niño más feliz y vibrante; mejoró demasiado en su conducta y en el rendimiento escolar; sólo un poquito de atención por parte de mamá fue la medicina.

La convivencia familiar es la manera en que los miembros del clan se relacionan y se comunican. Puede ser una convivencia nefasta o bien una convivencia con un vínculo afectivo donde se relacionan teniendo como valores el amor auténtico, el respeto, la comunicación, la tolerancia, la comprensión, la cooperación, la solidaridad, la fraternidad, etc.

El vínculo basado en el amor permitirá superar todas las diferencias y problemas que se presenten en las relaciones de la familia; adoptando normas de convivencia y de funcionamiento para fomentar el lazo de unión indestructible en cada familia que es única e irrepetible.

Convivir es vincularse afectivamente con el otro en base a la comunicación que permite vivir

con él y estar con él.

 Recuerda que nosotros los seres humanos somos esencialmente sociales; dependemos unos de los otros para un mayor bienestar físico y emocional. Nuestra supervivencia y evolución depende de los vínculos en un ambiente armónico, donde vivimos en estrecha comunión.

Las necesidades básicas del ser humano entre otras es en primer lugar la de estrechar un lazo afectivo profundo con los progenitores o con el cónyuge, según las circunstancias. Además, el ser humano necesita sentirse parte de un grupo, necesita saber y sentirse que es parte importante de la familia. Cuando el miembro de la familia es expulsado del clan familiar puede originar muchos trastornos físicos y psicológicos por no  sentirse perteneciente a la familia; surgen sentimientos como el abandono, la soledad, no ser importantes que acaban con la vida del ser humano. Las depresiones, adicciones, suicidios, el sufrimiento, la codependencia, la baja autoestima etc. que frenan nuestro desarrollo como seres humanos, son las consecuencias de una nefasta forma en como se vincula, se comunica y convive la familia.

Se preguntarán cómo convivo, qué tengo que hacer para convivir mejor y más con mi familia. Bien, existen un y mil maneras de estar y vivir con la familia y con las personas que consideramos valiosas. Seguro ustedes tendrán muchas ideas creativas ya que se conocen mejor en sus gustos y de los tiempos que disponen. He aquí algunas sugerencias:

  • Estimular la comunicación: Conversaciones informales y reuniones familiares
  • Jugar con la Pelota
  • Leer libros o contar cuentos
  • Contar historias personales y de los abuelos
  • Ayudar en tareas de la casa y escolares.
  • Al despertar contar sus sueños y sus pendientes para ese día
  • Reunirse alrededor de la mesa sin distractores como la televisión.
  • Quehaceres de la casa
  • Aprender juntos
  • Juegos de Mesa
  • Bailar
  • Día de Campo
  • Vacaciones
  • Caminata, andar en bicicleta, patines
  • Compartir espacio, tiempo y la vida misma

Todos  los miembros de la familia pueden poner sugerencias de actividades en una caja y al azar eligen la actividad que en esa ocasión van a disfrutar con amor; recuerden siempre respetarse, comprenderse y cualquier diferencia arreglarla con el dialogo.

CONVIVAN si quiere una familia feliz y saludable.

Recuerde No basta con sólo decir te quiero, también se necesita una caricia, un beso, un abrazo, algo físico que demuestre lo que decimos con palabras.

“Sólo dos legados duraderos podemos dejar a nuestros hijos: uno, raíces; otro, alas”

Hodding Carter (1907-1972) Periodista y autor estadounidense.

¡En ti está hacer el cambio para una mejor vida!

Si tienes alguna pregunta al respecto o deseas reservar una cita para terapia persona a persona o a distancia (Skype),  contratar una plática o conferencia, escríbeme un E-Mail o marca el número abajo indicado, y yo con gusto te atiendo.

12193740_1089629267722631_6883221968641825766_n

Mtra. Teresa de Jesús Avilés R.

Psicoterapia Humanista

Conferencista y Facilitador

                             E-Mail: teresa.aviles@yahoo.com.mx   Cel.2227573183 (Whatsapp)

                             TUS_COMENTARIOS_INSPIRANa44a69Sitio Web: www.terapiamenteycorazon.com

Gracias por leer este Post! Si te gusto puedes dar click al botón para Facebook me gusta (like) o en el botón del Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*